Buenos días queridos lectores.

Hoy os traigo de nuevo, un post cargado de posibilidad, ya que al saber de esto, al menos yo, me he sentido mucho mejor.

Durante el verano, la rutina de deporte y vida sana a la que solemos aspirar cambia radicalmente. Con el calor, la fatiga del trabajo y el poco animo debido a estos dos factores, nuestro organismo se resiente y deja de trabajar tanto como nos gustaría.

Realmente, nadie durante su semana o 15 días de vacaciones -para quien los tenga, por supuesto – piensa.. *Hoy madrugo y hago running. ¡Claro que no!

Pues después de mucho darle vueltas a como podría volver a sentirme activa, he descubierto un dato esperanzador.

Según la Organización Mundial de la Salud, lo que una persona necesita al día para mantenerse sana es caminar 10.000 pasos. Que aunque pueda parecer mucho, son entre 6 u 8 kilómetros, dependiendo de cada persona y en realidad, solo una hora al día.

Este estudio proviene del Doctor Hatano, quien hace años descubrió que la media de pasos estaba entre 3500 y 5000, por lo que estimó y comprobó que aumentando a 10.000, el cuerpo podría crear un deficit calórico de unas 500kcal diarias, ayudando a la pérdida de peso solo con un aumento del ejercicio físico.

A raiz de ahí, se crearon las famosas pulseras *cuenta pasos*, las app posteriores que tenemos para ver cuando caminamos al día.

En sí, la idea de caminar estos 10.000 pasos no consiste en pasar una hora andando y luego 23 horas sentados, si no en cubrir la idea de tener una vida mas activa y movernos durante todo el día para alcanzar ese objetivo.

Así que, no tenemos que dudar entre elegir ascensor o escaleras.

Solo va a consistir en proponernos pequeños aumentos de pasos diarios, marcar un objetivo e ir a por el.

¡Más fácil que caminar, en esta vida no puede haber nada!

CAMINANDO

Espero que os haya gustado, y sobretodo que os propongais sumar pasos, porque recordar *caminar siempre merece la pena, porque el camino nos llevará a nuestro destino*

Nos vemos en el próximo post.

Alba S.