¿Semillas? ¿Quién dijo que solo servían para plantar?

¡Buenos días mis queridos lectores!

Hoy os quiero proponer una práctica que a mi parecer es curiosa y muy sana.

Hace mucho tiempo, desde el principio de cualquiera básicamente, las semillas han sido un elemento indispensable en nuestra vida. Plantamos con ellas, creamos con ellas, y algunas incluso las consumimos como alimentos.

Ahora, con la tendencia fruti-vegana en pleno auge, quiero explicaros por qué puede ser una de las mejores alternativas a la hora de nutrirnos adecuadamente cuando somos personas deportistas o sedentarias. ¡Eso es vuestra elección!

Semillas de chia: 

Ricas en calcio, hierro y Omega 3, contienen mucha fibra y su efecto principal es el saciante.

¿Alidas? Para la piel son importantísimas ya que elimina toxinas, regenera tejidos y evita el envejecimiento prematuro.

Puedes consumirlas:

Haciendo un batido de frutas y añadiéndolas o mezclándolas con leche de almendras y copos de avena.

Un smoothie clave para inflamaciones y que da un nivel de super energía es : semillas de chia, plátano congelado, arándanos, un poco de mantequilla de almendras, agua de coco y espirulina.

images-5

Semillas de calabaza:

Regular el colesterol y suavizar los problemas de la piel es su fuerte, ademas de contener vitamina B y magnesio, ayudando a estabilizar el sistema nervioso.

Puedes consumirlas:

Como un puñado de frutos secos y masticando muy bien las semillas.

Semillas de cáñamo:

Ayudan al aparato digestivo y activan el metabolismo.

¿No os ha pasado que cenáis ligero, o poco y a la mañana siguiente seguís sintiendo el estomago lleno?

Pues el cáñamo es la respuesta.

Puedes consumirlas:

En crudo como los frutos secos o mezclándolas con muesli, arroz inflado leche de arroz o frutas rojas. Incluso lo puedes incorporar a tus ensaladas disminuyendo la dificultad de digerir las verduras crudas de las que se componga.

comer-semillas-de-cáñamo

 

 

 

Semillas de sarraceno: 

Son unas semillas extrañas, aun están por descubrir bastante en el mundo culinario pero no por ello tienen menos propiedades.

Ayudan a controlar el colesterol y disminuye el cansancio.

Puedes consumirlas:

Hervidas y acompañadas de verduras, mezclándolas con muesli o si las trituras, las puedes espolvorear en ensalada de frutas o sobre pasta de repostería para hacer galletas.

Semillas de lino: 

Son una fibra soluble y contienen mucha vitamina E, ademas de ayudar a fortalecer el pelo, las uñas y ¿adivinas? Son un chute de energía como el que te da un buen café por la mañana, pero en natural.

Puedes consumirlas:

Espolvoreadas en una tostada de pan, en infusión o trituradas.

Semillas de sésamo:

Estas son las que para mi gusto, tienen mejor sabor y mejor propiedad.. ¡te da felicidad!

Son un tipo de semillas que ayudan a la síntesis de enforfinas, además ayuda a controlar la astenia primaveral.. que seamos sinceros, es muuuuy molesta.

Puedes consumirlas:

Con yogurt, con una crema de verduras o como acompañamiento del pan.

Pero mi receta favorita en este caso es un plato de hamburguesas de salmón con cebolla, huevo, pimienta y semillas de sésamo espolvoreadas.

semillas-de-sesamo

¿TE APUNTAS A SER UN #SEMILLADICTO?

Espero que el post os haya gustado, que os sirva y sobretodo que si probas alguna de las mini recetas, nos lo conteis por RRSS.

Un beso enorme y nos vemos en el próximo post.

Alba S.