Hoy os traigo una nueva curiosidad nutricional, aunque mas que curiosidad, es una nueva técnica alimentaria con la que podemos emprender un camino diferente con respecto a nuestra forma de comer.
Combatir la ansiedad y hacer de la comida un motivo de felicidad es posible gracias al MINDFOODNESS.

Muchos conocemos hoy en día el mindfulness, una técnica de atención plena, mente completa, una técnica de concentración sobre nuestros propios sentimientos y emociones que sirve de ayuda para saber como autocomprendernos y autoabastecernos sin necesidad de un elemento externo. En sí, una manera de ser felices con nuestro propio ser.
Pues el MindFoodness consiste exactamente en lo mismo, pero extrapolado a la alimentación
¡Atentos!

Los principios de esta tendencia son:
El autoconocimiento y desarrollo personal en relación a la alimentación a través del trabajo psicológico y emocional.
El cuidado del cuerpo mediante una alimentación sana, variada, equilibrada y respetuosa con el medio ambiente y con nuestras necesidades.
El entrenamiento de nuestros sentidos, como por ejemplo, hacer que comer y beber sean una experiencia multisensorial y no solo el simple hecho de engullir trozos de un plato.

Es cierto que hay que dejar claro que esta técnica no sirve para perder peso, ni es un tipo de dieta. Esto es un estilo de vida saludable que te ayuda a sentirte mejor con tu propio cuerpo.
Sirve para conocer mejor el ámbito de la nutrición y los recursos que nos ayudan a ser equilibrados.

Para empezar, debemos tener muy claro que salivar por un plato de comida, como es con la técnica del FoodPorn, es poco sano y probablemente desemboque en una mala nutrición, ya que optaremos por platos visiblemente deliciosos pero poco equilibrados.

En sí, esta forma de vida consiste en ser conscientes de que un alimento es un elemento saludable y con un aporte a nivel físico pero también emocional.
¿No os sentis cansados cuando comeis ciertos tipos de platos? ¿No os da el bajón?
Pues esta es la respuesta.

En segundo lugar, la comida atractiva no tiene por que ser diferente a la comida sana, en realidad pueden ser el mismo concepto, pero dependerá del trabajo a nivel emocional que llevemos a cabo y a la conciencia que le prestemos a los minutos de comida cada dia.
Por eso, y para finalizar, utilizar esta técnica consiste en un cambio también en nuestros valores sociales, en fomentar un estado psicológico y emocional equilibrado, consumiendo lo que de verdad se necesita y porque nuestro cuerpo lo necesita.
Debemos ser constructores de nuestro propio cambio, de nuestra actitud frente a los retos que supone tener una alimentación saludable, no solo por nuestro estado fit, sino por nuestro estado fisiológico.

Para todo esto, controlar la ansiedad es un punto muy importante a tener en cuenta.
Un gran número de personas usan la comida como método de escape a situaciones desagradables, y en psicoterapia se denomina Evitación Vivencial o Experiencial.
Está científicamente comprobado que los alimentos más azucarados, grasos y con sal provocan una neuroquímica cerebral que activa los centros de placer y recompensa, através de la dopamina, y por ello, es por lo que para conseguir introducir esta técnica en nuestro día a día, deberemos trabajar en nuestro bienestar psicológico, en ser personas realmente equilibradas.
Lo mejor en casos de ansiedad, creer que se tiene un problema o incluso sospechar que algo no anda bien emocionalmente es acudir a terapia, que aún siendo un proceso complejo, da una buena anamnesis, evaluación e intervención emocional.

Trabajar una buena nutrición como veis, no solo consiste en hacer dieta y ejercicio. Consiste en una serie de procesos de reconocimiento, control y emoción intensos, pero si os aventuráis, no dudeis en contarnos vuestra experiencia, que desde nuestra plataforma podremos ofreceros un apoyo deportivo amplio y profesional, para que el procesos sean lo mas completos posible.
¡Nos vemos el próximo post!
Os deseo lo mejor.

Alba S.